Arelis Uribe: «Quiltras, son historias de mujeres de clase media, no son perras de raza…»

0
2805
views

Ella es Arelis tiene 29 años es Periodista y es la autora de “Quiltras” un libro de cuentos donde encontrarás diferentes historias de vivencias de mujeres chilenas comunes y corrientes. Cuentos que vieron la luz en noviembre del 2016 y que han dado que hablar en la prensa chilena y en la vida de Arelis.

Estuvimos con ella y fuimos a entrevistarla a su hogar, nos sirvió un té de hierbas y comenzamos la conversación…

Su primer libro “Quiltras

Empezó a escribir cuando salió del colegio y vio un aviso en el diario. El 2004 dio la PSU y en un año hizo pre universitario, trabajó pero no sabía qué estudiar. Entonces vio en El Mercurio un taller de columnistas, escribió algo, lo envió y quedó seleccionada. Ella piensa que gracias a eso decidió estudiar Periodismo.

«Luego de este taller y de estudiar Periodismo me di cuenta que leer me daba un placer máximo y por ende me puse a escribir.»

¿Cómo nace tu libro de cuentos Quiltras-En el 2014 se cumplían 10 años que había salido del colegio y que había hecho el taller de la zona de contacto, ya colaboraba con medios, escribía columnas y había pasado mucho tiempo. Entonces tomé un taller con Juan Pablo Meneses y un taller de cuentos con María José Viera-Gallo y empecé a experimentar con formatos de más largo aliento.

Nunca trabajé en diarios entonces no tengo disciplina reporteril, escribo más desde el interior. Empecé a escribir cuentos y participé en cuentos Paula y uno de ellos quedó finalista.

Esto Arelis no se lo esperaba, fue una sorpresa y entonces dijo “voy a escribir más”, se motivó mandó más cuentos a otros concursos y también le fue bien y ahí dijo que armaría un libro, vio una convocatoria de la editorial Los libros de la Mujer Rota y nació Quiltras.

¿Por qué ese nombre? -Creo que todos los cuentos que escribí podrían llamarse así, todos los cuentos son de relaciones de chicas, de amor, de amistad, etc. Solo “Roquerito” se escapa un poco de ese tono. Son historias de mujeres que merodean en la calle, que provienen de clase media, no son como perras de raza son como la mayoría de Chile que no se sabe de dónde proviene.

¿Qué nos puedes decir de la ilustración de la portada del libro? –Es un boleto de micro; tiene mujeres, educación, espacio público. Los quiltros andan en espacio público, le cambiamos uno de los niños originales por una niña y dio la coincidencia que además están leyendo.

¿Por qué algunos de los cuentos que escribiste en Quiltras no tienen un final claro?-Hay algunos cuentos que yo quise dejar a la gente con la incertidumbre del final de algunos cuentos. Lo que yo creo que estaba pensando es un consejo que me dio la María José Viera-Gallo es que los cuentos están conducidos hacia su final. Hay gente que me ha dicho que las chicas se dan un beso o están enamoradas y yo les digo ¡no sé! Que cada uno se imagine lo que piense (se ríe).

¿Cómo lograste la buena difusión que ha tenido en los medios? –La Claudia Apablaza, tiene algunos contactos, envío un mail a editores y gente del mundo de la cultura, dando aviso que lanzaría un nuevo libro en su editorial, los periodistas se interesaron, comenzaron a entrevistarme. Y yo también ayudé claramente, también soy periodista e hice mi propia difusión aunque pequeños y digitales, pero también generó interés en medios más grandes. Estoy feliz.

¿Cuáles escritores te gustan? –Uuuf, es muy difícil decidirme por alguno…Me gusta mucho lo que hace Bolaño, Gabriela Wiener es maravillosa y Paul Auster. Es lo que se me viene a la cabeza rápido pero me gustan muchos escritores. Por ejemplo cuando leí a Gabriel García Márquez también ¡descubrí que es un genio!

Acoso callejero

Arelis es directora de comunicaciones del OCAC Observatorio Contra el Acoso Callejero.

¿Cómo nace el OCAC? –Surge para mostrarle a la sociedad chilena que éstas prácticas en el espacio público, así como los agarrones las palabras violentas, etc.. no es folclore es violencia. Que no es chistoso que nos toquen cuándo y cómo quieran en la calle.

Desde la perspectiva masculina es pintoresco pero desde lo femenino no lo es, es molesto y queremos cambiarlo. Para esto realizamos campañas comunicacionales, hemos realizado estudios, realizamos charlas educativas, muchas actividades y también tenemos un proyecto en el Congreso que lo que busca es penalizar como delito los manoseos y como falta las actitudes que no impliquen contacto físico como las frases sexuales agresivas muy groseras, la gente que se masturba sobre niñas, la gente que persigue acosándolas sexualmente, etc… para que esto no quede impune.

¿Qué piensas qué opina la sociedad en este tema? –Estoy súper orgullosa del cambio social, ahora la gente habla de esto, yo les digo que trabajo en OCAC y comienzan a contarme sus experiencias, hay hombres que ahora saben lo que nos pasa a las mujeres en la calle. El mayor mérito es que se abrió el tema y eso es súper bueno.

Para ti, ¿qué es el feminismo? –El feminismo que yo profeso es un tipo de feminismo, ya que hay tantos tipos de feminismo como feministas hay. No es menospreciar a nadie sino que buscar la igualdad. Es mostrar que todas las personas tienen derechos y que muchos de éstos en la historia de la mujer, han sido vulnerados.

Cuando se inventó el voto solo podían votar los hombres, ellas no eran objetos políticos, ni voz ni voto y muchas de ellas lucharon por esto y hasta murieron por la causa.

Hoy sí tenemos derecho a muchas cosas, pero todavía falta. Cuando hablamos de feminismo es cuando aún vemos derechos vulnerados hasta el día de hoy.

Lo que sí hace el feminismo es mostrarle a los hombres es que ellos tienen ciertos privilegios, como salir a la calle y que nadie les agarre el poto, ganar más sueldo que las mujeres, o los prejuicios heavy que se generan con el género femenino o masculino.

Hay que generar cambios culturales para nosotros mismos como personas. El trato, el respeto a todas las personas por igual, sea anciano, mujer, hombre, niño, perro o gato.

Educación 2020

Arelis también trabaja como Periodista en Educación 2020, le preguntamos acerca de esta organización y su labor por conseguir educación con igualdad, de calidad y sin lucro.

¿En qué consiste tu trabajo ahí? –Soy la periodista de la fundación , genero contenidos, me preocupo de instalar temas. Estamos abordando la ley de inclusión, estamos de acuerdo con que se acabe el lucro. Que no se vuelva un bien de consumo. Ya que así se está obligando a los pobres a ser más pobres. Tiene que existir una educación publica gratuita y de calidad para todos tal como lo decía el movimiento estudiantil del 2011.

Todos tenemos derechos, los pobres y ricos para que todos nos encontremos en la educación. Entonces la idea es que los ricos también conozcan a los pobres para que entiendan cómo funciona el mundo.

Proximamente…

¿Estás preparando algo nuevo para tus lectores? –A mitad de año voy a lanzar un libro de columnas que he venido escribiendo durante el último tiempo, lo estoy trabajando en la misma editorial “Los libros de la mujer rota”. Saldrá a mitad de año pero aún no tengo el nombre, ¡si se les ocurre algo por favor díganmelo!.

Para el 2018 se viene un libro de ensayo como comunicación y género que va a salir con la editorial Planeta”, ese lo tengo que empezar a escribir pronto. 

Mensaje para nuestras lectoras

¿Qué les dirías a las mujeres que no se han atrevido a lanzar su emprendimiento?

No tengan miedo de mostrar lo que hacen. Yo por ejemplo he avanzado a punta de patudez, como que una vez le escribí a un periodista y tenía una columna y la mandé y les gustó y la publicaron o tenía este cuento Quiltras y dije la voy a mandar al concurso cuentos Paula y le fue bien o no sé como que uno nunca sabe.

Obviamente la gente ve tus aciertos pero detrás del libro Quiltras hubo muchos cuentos más, los entregué, pero no todos funcionaban, lloraba y lloraba porque no a todos les iba tan bien. Porque se ven solo los logros pero por dentro se vivieron más cosas. Varios textos que he publicado, muchos que nadie pescó o les fue mal, etc… entonces no se desanimen ante los rechazos porque significa que tienen que mejorar o revisar. Y significa que ese lugar al que están tocando la puerta no es su lugar, quizás tienen que ir a otro lado entonces de verdad que soy una convencida que de ¡10 intentos 1 tiene que resultar!

Entonces, no tengan miedo, que se lancen no más, ¿cómo van a saber si lo que hacen les gusta a los demás si nunca lo muestran? Entonces es eso .. perder el miedo.

Créditos fotografías: Iris Coll / Francisco Flores