Ovodonación: El nuevo camino a la maternidad

0
56
views

Envejecimiento y reducción de óvulos son algunas de las razones que pueden producir infertilidad. Hoy, la tecnología ofrece una nueva oportunidad para experimentar la maternidad, se trata de la ovodonación. Tratamiento que permite la fecundación con óvulos donados y transferidos al útero de la madre, una tendencia que ha crecido en el país, la cual ha permitido más de 3 mil nacimientos.

Se estima que la mujer nace con más de un millón de ovocitos, los cuales se van reduciendo hasta los 400 mil, previo a la pubertad, y disminuyen en cada ciclo menstrual. A los 35 años, la reserva ovárica alcanza un 10% del total y su calidad también se ve deteriorada. Esta lucha contra el reloj biológico ha puesto a la ciencia en la búsqueda por extender la maternidad, una de esas apuestas es la ovodonación, un innovador tratamiento en el país el cual utiliza óvulos de una donante para lograr un embarazo.

El ginecólogo experto en infertilidad y director del Centro Estudios Reproductivos, CER, David Vantman, explica que este tratamiento está recomendado para mujeres cuya capacidad reproductiva se ha visto afectada debido a una baja reserva ovárica u óvulos de mala calidad. Por ello, se recurre a “óvulos donados, los cuales son inseminados por el espermatozoide de la pareja a través de fertilización In Vitro. Una vez que existe desarrollo embrionario, es decir fecundación, éste es transferido o depositado en el útero, previamente preparado, de la mujer que recibe la donación de óvulos”.

Esta nueva tendencia ha permitido que cientos de mujeres al año puedan vivir la experiencia de ser madres. Se calcula que en los últimos 10 años han nacido más de 3.000 niños gracias a esta terapia, la cual se destaca por su alta efectividad. “Las tasas de embarazo son alrededor del 60% de los casos en los cuales se transfiere un embrión al útero y los nacimientos alcanzan el 50%”.

Respecto al proceso, Vantman explica que para participar de este tipo de tratamientos, las receptoras sólo requieren someterse a estudios para saber si el útero está en buenas condiciones para recibir el embrión y que no existan enfermedades que contraindiquen el embarazo y una edad límite de 50 años. Una vez esto, el proceso puede durar entre uno a tres meses en alcanzar un embarazo.

Pese a los buenos resultados, esta terapia aún no cuenta con financiamiento del estado. “La ovodonación ha ayudado a miles de familias a cumplir el sueño de ser padres, a pesar de esto, esta técnica actualmente no está cubierta por los códigos creados por FONASA. Se espera que en un futuro cercano, esta iniciativa logre contar con la adecuada cobertura”, enfatiza.

En Chile, las donaciones de óvulos son anónimas, lo cual busca garantizar la confidencialidad del proceso. El experto del Centro de Estudios Reproductivos, CER, enfatiza que “la donante no sabe a quién le donó y la persona que recibe tampoco conoce de dónde provienen los ovocitos. Si bien, el embrión no tendrá los genes de la madre existen algunas modulaciones genéticas en el embrión por influencia del endometrio materno, esto quiere decir que la mujer que vivencia el embarazo podría modificar la información genética de su hijo, aún cuando el ovulo es donado lo que influye directamente en el paradigma de la maternidad”.

Este aspecto es importante desde el punto de vista psicológico, ya que “la persona que recibe la donación se le plantea el concepto de adopción antenatal, esto significa que se está adoptando las características genéticas de la donante con los espermatozoides de su pareja, pero con la experiencia de un embarazo normal. Lo cual ayuda a echar abajo las barreras emocionales que muchas mujeres y parejas viven cuando se ven obligadas a recurrir a un tratamiento de ovodonación para cumplir el sueño de ser padres”, agrega el Doctor Vantman.

¿Qué opinas? Comenta, lo que piensas importa.